WhatsApp 676 988 900 hola@cuidartebio.es

Que la belleza está en el interior es un dicho muy común y también muy cierto. Que nos gusta cuidarnos por fuera es un hecho y en muchos casos incluso una imposición que nos hacen desde los medios con la publicidad y los cánones de belleza que nos abruman constantemente. 

Yo siempre fui una niña y adolescente muy tímida que me cuidaba más que por estar “guapa”, por no destacar ni para mal ni para bien, ni por mucho ni por poco. Quería pasar inadvertida a toda costa. Sin embargo, siempre he dedicado tiempo y recursos al cuidado de mi cuerpo. Recuerdo una peluquera que me decía que no entendía a las mujeres que gastaban mucho en ir a la moda y descuidaban sus recursos naturales: piel y pelo. Pues tanto la piel como el pelo nos van a acompañar toda la vida, no tienen recambio como un jersey o un abrigo. 

¿Te cuidas?
Si sigues este blog, imagino que tu respuesta es que sí. ¿Qué haces para cuidarte?: cremas, higiene, alimentación….. ¡Genial!. Pero… ¿te das cuenta de que todo eso te cuida el cuerpo, verdad?
¿Y la mente? ¿La cuidas?

Uno de mis instructores de mindfulness nos decía: “si para ti es incuestionable la ducha diaria como base de tu higiene corporal, ¿por qué no higienizas tu mente?”. Y es que esta es una de las premisas del mindfulness: mantener una mente limpia, sana y equilibrada. 

Durante años coqueteé con la meditación, pero no me lo tomé con la seriedad que requiere hasta que hice un curso de 8 semanas de mindfulness y la meditación pasó a ser un habito de higiene y salud más. Cuando hice el curso de 8 semanas me ocurrió algo curioso: varias personas de las que veía con asiduidad me preguntaron que qué tratamiento me estaba haciendo porque me encontraban fenomenal; un compañero me dijo que mi rostro desprendía una luz que le transmitía paz, y los más cercanos me decían que estaba más “guapa” que nunca. ¿Tratamiento?. Empecé a pensar qué había hecho o cambiado las últimas semanas y la única respuesta fue: mindfulness. 

Porque con la práctica continuada de mindfulness podemos sacar esa belleza que está en nuestro interior. 

Mindfulness es la capacidad, que todos los seres humanos tenemos, de estar en el aquí y en el ahora, es vivir el momento como único con total presencia, es aprender a parar y reconocer lo que nos pasa en cada instante sin juzgar, con amabilidad y aceptación.

Vivimos en un mundo lleno de prisas. El corre-corre diario de querer llegar a todo. Vivimos o lamentando el pasado o anticipando el futuro sin dejar que nuestra mente repose en el presente. Ojo que no hablamos de no recordar ni de no planificar. Hablamos de recordar desde el presente, sin engancharnos en pensamientos pasados, y de planificar desde el presente sin enredarnos en expectativas y ojalás, creando “películas” mentales que luego nunca ocurren. Porque lo único que realmente tienes es este momento, ahora, este instante en que estás leyendo. 

La herramienta que utiliza mindfulness para entrenar la mente es la meditación formal. La base de la meditación en mindfulness es la respiración como objeto que nos ancla al ahora. La respiración siempre está con nosotras y podemos acudir a ella en cualquier instante. Ahora mismo, prueba a centrar tu atención en la respiración observando todas las sensaciones que te produce, desde el frescor del aire al entrar por la nariz, el sube y baja del pecho y el bombeo del abdomen. Abandona tu pensamiento a estas sensaciones y si te viene algún otro pensamiento, no te alteres; déjalo pasar y vuelve a centrarte en la respiración. 

A partir de este ejercicio básico se van desarrollando muchos otros y vamos aumentando el tiempo de meditación. No te pongas objetivos (como el de relajarte) y abandónate a la experiencia misma. Que suceda lo que tenga que suceder. Simplemente obsérvalo desde tu interior. Y al acabar, prueba a escribirlo.

Junto con las meditaciones formales, en mindfulness desarrollamos la práctica informal que consiste en poner toda la atención a distintas actividades cotidianas a lo largo del día. La primera que se suele recomendar en los cursos es la atención plena en la ducha o durante el lavado de dientes. ¿Por qué?. Pues porque si te das cuenta es durante la ducha matutina cuando muchas de nosotras aprovechamos para organizar el día, en vez de disfrutar del agua sintiendo cómo recorre tu cuerpo, observando las sensaciones olorosas, táctiles, etc. También puedes probar una práctica informal haciéndote un té. Desde la observación del agua en ebullición hasta el aroma y sabor en tu boca de la infusión. Todo ello con calma, serenidad y con la única premisa de tener tu atención enfocada en esa actividad, de manera que si te vienen otros pensamientos, sin criticarte por ello, los dejas ir y vuelves a la actividad. 

Sí, eres bella por dentro. No me cabe ninguna duda. Reconoce esa belleza y dale brillo.

Una mente cuidada es una mente equilibrada y en calma capaz de hacer frente a cualquier circunstancia que le traiga el día a día. Diez minutos al día para empezar son suficientes, eso sí, con constancia. Un día de meditación te aportará relajación y poco más. Es la práctica cotidiana, como tu ducha diaria, o como la crema de noche, la que te aportará los beneficios del mindfulness. 

Te invito a que busques cursos en tu localidad o por Internet. Actualmente hay muchos recursos accesibles para que el tiempo y el dinero no sea una excusa. Puedes también visitar mi blog www.pilarncolorado.com donde cada semana publico nuevas ideas para llevar el mindfulness a tu día a día.

Hasta aquí la entrada de Pilar,ya sabes que de vez en cuando me gusta invitar a compañeras al blog para que nos ayuden a saber cuidarse de dentro hacia fuera, espero que te haya gustado conocer a Pilar y visites su web para conocerla mejor.

Te si te gusta cuidarte por dentro y por fuera te dejo aconsejo leas las entradas sobre alimentación y su etiquetado, te dejo el acceso directo a una de ellas: Leer

¿Te gusta la cosmética natural? ¿Te gustaría aprender más? Te dejo el acceso a la escuela: Entrar

¿Necesitas una asesora por que tienes un negocio de cosmética/Bienestar? Te dejo el acceso a mis asesorías: Entrar

Cuídate, ama, sueña, vive feliz.

Cuidarte BIO

The following two tabs change content below.

Carmen

Casi por casualidad, conocí el lado Bio de la vida, me enamoro y ahora me dedico a enseñarlo ¿Quieres conocer Tu lado Bio? Quédate conmigo y descarga Tu regalo

Para empezar te regalo un curso para hacer una crema facial y mi asistencia si necesitas ayuda para completarlo.

Si estás cansada de promesas imposibles y de que el marketing decida por ti, tengo mucho que contarte.

 

Me suscribo

* Obligatorio
Al darte de alta aceptas mi política de privacidad

Te has suscrito correctamente!

1
¡Hola! Me encantará que formes parte de mis alumnas. ¡Un súper abrazo!
Powered by